Categorías
GRAMÁTICA

Griego moderno y castellano: similitudes y diferencias

A raíz del artículo que publiqué hace medio año llamado Griego antiguo y moderno: similitudes y diferencias, he decidido escribir sobre las diferencias que pueden tener el español y el griego moderno.

El griego moderno y el castellano son lenguas indoeuropeas, al igual que muchas otras lenguas situadas en Europa (a excepción del húngaro, estonio y finés). Sin embargo, no pertenecen a la misma familia lingüística. El castellano es una lengua romance y el griego, una lengua helénica. Esto significa que, al no provenir de la misma lengua, tiene diferencias especialmente en la gramática. Vamos a comentar algunas de ellas:

Sustantivos

En castellano, al igual que en la mayoría de lenguas romances, no existen casos gramaticales. Esto supone que los sustantivos solo tienen flexión de número: singular y plural. Sin embargo, el griego y otras lenguas indoeuropeas (alemán, ruso…) sí tienen. En consecuencia, aparte de singular y plural, la palabra cambia dependiendo de la función que ocupe en la oración (sujeto, atributo, objeto…)

En griego moderno hay cuatro casos gramaticales: nominativo (sujeto/atributo), acusativo (objeto/S. Prep.), genitivo (Complemento del Nombre) y vocativo (apelaciones). Algunos cuentan el dativo como otro caso gramatical del griego moderno; sin embargo, no se utiliza en expresiones comunes y solamente es un vestigio del griego clásico.

Adjetivos

En castellano los adjetivos se flexionan en número (al igual que los sustantivos) y en género: masculino y femenino. En griego, se flexionan en número, caso y género; sin embargo, existe un género más. A este nuevo género se le denomina neutro.

Verbos

En castellano los verbos tienen muchas formas de flexión: por persona, número, tiempo, modo, voz, etc. En griego ocurre lo mismo, pero cabe mencionar que existe, aparte de la voz activa y pasiva, la voz media. Como su propio nombre indica, la voz media se produce cuando algo o alguien ejerce la acción y también la recibe (voz activa y pasiva a la vez). Normalmente, estos verbos en castellano serían voz pasiva.

También hay otra forma en griego que no existe en castellano: el aspecto. Tiene dos flexiones: aspecto imperfectivo y aspecto perfectivo. Su función principal es distinguir tiempos continuos/imperfectos (presente, pret. imperfecto, futuro continuo, presente perfecto, pluscuamp., condicional, etc.) y tiempos simples/perfectos (futuro simple, pret. perf. simple, futuro perfecto, pret. perf. compuesto, etc.) mediante un cambio en la raíz del verbo (las terminaciones siguen siendo las mismas).

Preposiciones

En castellano hay una amplia variedad de preposiciones, usadas en todos los ámbitos: a, ante, bajo, cabe, con, contra, de, desde, en, entre, hacia, hasta, para, por, según, sin, sobre, tras, durante y mediante.

La mayoría de las preposiciones del griego moderno proceden del griego clásico, por lo que el griego moderno tiene en teoría un amplio repertorio de preposiciones. Sin embargo, se usan muy pocas de ellas en la práctica. Las más usadas son σε (a, hacia, en), για (por, para), μεταξύ (entre), μέσα (dentro), με (con) y μέχρι (hacia, hasta).

En conclusión

Como podéis observar, el griego moderno es una lengua compleja gramaticalmente, al igual que el castellano u otras lenguas romances e indoeuropeas. Sin embargo, a su vez hay diferencias, como las declinaciones o los aspectos verbales, por ejemplo.